En anteriores ocasiones hemos tratado multitud de principios del entrenamiento y hoy vamos a ver uno que hace referencia al desarrollo de los jóvenes deportistas. Es de vital importancia la comprensión y aplicación del principio de multilateralidad y de especialización progresiva por parte de los entrenadores de deportistas en etapas de formación, ya que de ello depende una buena cimentación de sus habilidades motrices y el éxito deportivo en un futuro.

¿Qué es el principio de multilateralidad?

Cuando se habla de multilateralidad en el entrenamiento se hace referencia al desarrollo de múltiples habilidades y capacidades físicas y coordinativas de forma simultánea. El principio de multilateralidad nos dice que para un óptimo rendimiento es necesario que el entrenamiento esté orientado hacia el desarrollo simultáneo de todas las capacidades y habilidades motrices, para formar una base que permita una correcta especialización y un desarrollo armonioso del cuerpo.

Ventajas de la multilateralidad:

  • Aporta amplio repertorio de experiencias y comportamientos
  • Ofrece un desarrollo armonioso del cuerpo y todos sus sistemas
  • Mejora de todas las capacidades motrices
  • Mejora de la capacidades coordinativas
  • Hace el entrenamiento más variado y ameno
  • Aporta un componente lúdico al entrenamiento
  • Aumenta la motivación por la actividad
  • Contribuye a un correcto desarrollo del sistema nervioso
  • Impide la consolidación de desequilibrios musculares, por lo que a largo plazo ejerce un efecto de profilaxis de las lesiones
  • Evita el efecto de estancamiento en el rendimiento
  • Aumenta la capacidad de aprendizaje

Por tanto, como entrenadores debemos diseñar un entrenamiento que abarque todo el abanico de habilidades y capacidades motrices. Algunas estrategias didácticas son:

  • Utilizar el juego como herramienta básica para el entrenamiento
  • Practicar las diferentes modalidades y técnicas del deporte
  • Competir en las diferentes disciplinas del deporte
  • Introducir otros deportes en el entrenamiento, o animarles a que practiquen otro deporte aparte del nuestro
  • Practicar ejercicios de manera bilateral. Por ejemplo, lanzamientos con ambas manos, equilibrios con ambos pies, giros en ambos sentidos, etc.
  • Cambiar, variar y sorprender a los alumnos con actividades diferentes
  • Utilizar diversas estrategias didácticas: aprendizaje por modelo (imitación), explicaciones, proponer “problemas motrices” para que “descubran” el movimiento adecuado, etc…
  • Introducir a su debido momento y de forma progresiva los estímulos y métodos específicos del entrenamiento de rendimiento

¿Cómo realizar una especialización progresiva?

Para que la especialización en la modalidad deportiva se produzca al ritmo adecuado, esta debe respetar la maduración física y psicológica del deportista. Como ya vimos de forma más profunda y extensa en un anterior post, este es un modelo de las etapas de desarrollo deportivo:

  • Infancia: Comienzo activo
  • Pre-pubertad: Deporte Divertido
  • Pubertad: Aprender a entrenar
  • Adolescencia: Entrenar para entrenar
  • Adulto joven: Entrenar para competir
  • Adulto maduro: Entrenar para ganar
  • Retirada: Activos para toda la vida

Para que todo esto sea posible, es necesario que las escuelas deportivas cuenten con profesionales bien formados y conocedores de las características anatomo-fisiológicas del cuerpo humano y de la didáctica del ejercicio. Es también imprescindible la comprensión de los padres hacia este estilo de enseñanza deportiva, ya que en ocasiones su falta de conocimientos les lleva lanzar mesajes inadecuado hacia el deportista, cuestionar los métodos del entrenador y tomar decisiones equivocadas.

¿Estamos ante un sistema perverso?
Descubrir el método