Seleccionar página

A veces hay pensamientos que nos bloquean, sabotean, paralizan y encogen. ¿Quién no se ha escudado nunca en el «si yo tuviera»?

Si yo tuviera…

  • … un gimnasio, un gps más moderno o una pista de Atletismo en condiciones podría mejorar mis marcas.
  • … más dinero podría arrancar ese nuevo proyecto que tengo en mente.
  • … más tiempo podría abrirme un blog o escribir el libro que siempre quise escribir.
  • … el enchufe que tienen otros seguro que encontraba el trabajo que deseo.
  • … un cuerpo más musculoso y definido podría ligarme a la chica que me gusta.

Es una pena que no tengas todo esto, pero quizá la realidad es que te pase algo similar a lo que me pasa a mí. Quizá no te falte nada, quizá lo que pasa es que:

  • No puedes quitarte de encima el miedo a enfrentarte a cantidades ingentes de trabajo.
  • Sientes pánico a someterte voluntariamente a un esfuerzo titánico.
  • No soportas la inseguridad y la incertidumbre de no tener garantías de éxito.

Hazlo

¿Qué quieres que te diga? Nada es gratis, lo que no cuesta dinero cuesta esfuerzo, sacrificio, valor. Simplemente pregúntate: ¿quieres?

Ama la competencia
El triunfo de los mediocres