Seleccionar página

Sólo unos días fuera de la rutina te permiten saborear pequeños momentos y pequeñas cosas que habitualmente olvidamos en el día a día:

  • Ralentizar el tiempo
  • Un desayuno con buenas vistas
  • Conversaciones tras un café
  • Siestas sin despertador
  • Un entrenamiento sin reloj
  • Un relajante paseo con el perro

Es cierto que el verano y las vacaciones nos permiten disfrutar de todo esto, pero… ¿podemos permitirnos «algo de esto» durante el resto del año? Seguramente será uno de los objetivos de la próxima temporada.

¿Disciplina o libertad?
¿Contar kilómetros?