Seleccionar página

***EDITADO EL 22/12/14***

Tras darle unas vueltas el fin de semana, he decido que tampoco publicaré nada hasta el año que viene. Creo que la desconexión que necesito debe ser más profunda y no quiero siquiera comprometerme a esto, mejor perderme con un boli y una libreta para resetear, renovar ideas, cargar energías, impulsar nuevos proyectos, abandonar otros, subir un nivel mi productividad, la calidad de mi trabajo y la manera de exprimir mi tiempo de ocio. Disculpad las molestias y os espero a la vuelta del año.

Esta semana ha sido una semana realmente floja en cuanto a publicaciones en el blog. Incluso hoy me había planteado romper mi racha y no publicar nada, pero al final me siento mucho mejor cumpliendo con mi hábito y, además, siempre termina surgiéndome alguna idea en la cabeza para poder compartir.

Es curioso, porque al igual que esta semana no he estado especialmente inspirado ni motivado para compartir cosas interesantes, tampoco ha sido una semana en la que haya estado muy fino trabajando. Me ha costado, he estado más tosco y menos productivo de lo normal. Quizá ya acuso la fatiga, quizá ya se está haciendo larga esta primera parte de la temporada, quizás es momento de darse un respiro.

Esto me hace ser consciente de que, en una persona pasional como yo que me tomo cada detalle de mi trabajo como algo personal, cuando el estado de ánimo no es óptimo, todo se resiente. O estoy a tope con todo, o todo me falla. Y tras haber caído innumerables veces en una espiral de negatividad, he aprendido a detectar esos síntomas que preceden al desplome.

Ha llegado el momento de descansar. De tomarme unos días sólo para mi. Eso sí, no fallaré un solo día a mi cita con el blog ;-).

 

¡Reactivamos el blog! Y más cosas...
Tú decides el rumbo de mi blog