Seleccionar página

Que el profesionalismo en deportes minoritarios está en horas bajas es algo evidente. Pero no por ello cientos de deportistas dejan de luchar por sus sueños, por mejorar día a día, por aportar al deporte tanto como el deporte les aporta a ellos, por sobrevivir en esta jungla gobernada por la ley del más fuerte. Sin embargo, creo que quejarse jamás ha cambiado nada en la historia, que el victimismo no es más que la rendición y la aceptación de la derrota y que con ganas, esfuerzo, ingenio, sacrificio y originalidad se puede conseguir cualquier cosa. Y con ayuda, por supuesto.

He de reconocer lo afortunados que somos Cristina y yo de poder contar con esa ayuda que necesitamos para sacar adelante nuestros proyectos. Cada uno tenemos los nuestros, pero el que nos une y compartimos es precisamente su carrera deportiva y el equipo que formamos como atleta-entrenador. Entre las ayudas que contamos están sin duda en primer lugar la de nuestras respectivas familias, no sólo como apoyo incondicional en nuestras decisiones vitales, sino económico siempre que lo hemos necesitado. Sin ello, ni ella ni yo estaríamos donde estamos. Por otra parte, un buen grupo de profesionales, un equipo técnico que sólo puedo calificarlo como BRUTAL, los cuales nos enseñan, asesoran, aconsejan y ayudan. Entre ellos se encuentran:

  • Manuel Sánchez (Entrenador): Mi socio, mi amigo y mi maestro en lo que a técnica de carrera se refiere. Con su ayuda hemos conseguido cambiar el estilo de carrera de Cristina a través de una buena planificación y una concienzuda progresión didáctica. Todavía nos queda mucho por mejorar en cuanto a mecánica y eficiencia de carrera, pero vamos por buen camino.
  • Diego Tercero (Fisioterapeuta): Diego consiguió recuperar a Cristina de la más larga y dolorosa lesión que ha padecido, y sus manos son fundamentales para la recuperación semanal de los esfuerzos. El papel de un buen fisioterapeuta es clave para el desarrollo de un atleta de élite.
  • Jordan Santos (Biólogo especialista en la fisiología del esfuerzo): Con Jordan se nos abrió un nuevo mundo en cuanto a conocimientos del funcionamiento del cuerpo humano. Sus consejos acerca de los protocolos antes de realizar una concentración en altura, sus consejos acerca de la alimentación y suplementación, el control de las analíticas, y el control de las cargas y los test nos han ayudado a crecer y mejorar.
  • Gabriel y Rubén de Biomecánica Vitruvio (Podólogos): Los primeros colaboradores que tuvimos, fueron también una ayuda inestimable en la recuperación de la lesión y hemos ido adaptando el control de la pisada ajustando las ortesis plantares a la evolución de su apoyo.
  • David López Capapé (Médico Deportivo y Traumatólogo): Tras los numerosos problemas de salud sufridos, tener a alguien como el Dr. Capapé con el que realizar un diagnóstico rápido y preciso y poder reaccionar frente a los contratiempos es fundamental. Además de prescribir toda la suplementación que un deportista del nivel de Cristina necesita.
  • Pablo del Río (Psicólogo): Es la persona con quien más años lleva Cristina trabajando, sin duda su influencia fue clave para que Cristina se proclamara Campeona de Europa en 2010 y desde entonces ha superado muchos obstáculos gracias a su trabajo. Confianza, motivación, tranquilidad, seguridad, determinación, todo esto es lo que nos aporta Pablo.

Aparte del equipo técnico, no podemos olvidarnos de Fernando Seoane-Pampín y el magnífico Club que ha montado, el cual nos da la oportunidad de competir a lo largo de la geografía española y que supone la mayor parte de los ingresos actuales.

Sin embargo, para poder mantener todo lo que Cristina necesita para continuar con su progreso y aspirar a lo más grande en el deporte, hace falta algo más. Y ahí es donde aparece el proyecto Patrocínalos! donde cualquiera puede aportar su granito de arena para el desarrollo de su carrera deportiva. Os animo a visitar su perfil y a colaborar si os resulta interesante, ya que además podéis conseguir recompensas por donaciones desde 1€.

Muchas gracias a todos los que vais a hacer posible nuestro sueño.

No es lo mismo
Transición del asfalto a la montaña: adaptación del entrenamiento