Seleccionar página

¿De qué te sirve perder el tiempo escribiendo en un blog? ¿Por qué no dedicas ese tiempo a cosas más productivas? ¿Por qué compartes la información que tantos años y esfuerzo te ha costado obtener? ¿Acaso no estás haciéndole el trabajo y dándole ventaja a tu «competencia»?

Alguna de estas preguntas me las han formulado alguna vez directamente e intuyo que algunos otros se las hacen aunque no me lo hayan dicho. Vayamos por partes, como dijo Jack «El Destripador».

En los últimos 10 meses habré invertido más de 250 horas a los contenidos del blog, más todo el trabajo técnico de creación y mantenimiento de la web… ¿para nada?

En absoluto.

Escribir en el blog empezó como un reto (creía que era imposible escribir un post semanal, ahora son 3) y como una manera de ordenar mis ideas en la cabeza, someterlas a juicio público y replanteármelas en caso de que fueran equivocadas.

Pero más allá de eso, considero que compartir nuestros conocimientos y experiencias profesionales es una «obligación moral». Para mí es vocacional, terapéutico, motivador, didáctico, pero sobre todo una responsabilidad y un compromiso con mi profesión de entrenador.

Siempre nos quejamos de que no hay información, que los entrenadores españoles están en la Edad Media, etc, etc, pero… ¿cómo va a progresar nuestra profesión si nadie comparte la información?

Ventajas de compartir

Aquí voy a basarme en un post de Carlos Bravo sobre compartir conocimiento:

  • Compartir es clave para que más personas obtengan conocimiento. Si queremos que un sector avance es necesario que mucha gente tenga conocimiento, no es posible si solo unos pocos poseen la información.
  • La velocidad de compartir aumenta con el tiempo. Cuanta más gente obtiene conocimiento más rápida es la velocidad que este conocimiento se difunde. Cada receptor es un potencial difusor del “virus del conocimiento”.
  • Si compartimos, el nivel de conocimiento aumenta y evoluciona. Si la información llega a más gente y a mayor velocidad, el nivel de conocimiento crece debido a que existe una gran base sobre la que crear nuevo conocimiento.
  • Compartir ayuda a establecer comunidades que inspiran y motivan. El hecho de compartir también crea vínculos entre personas con intereses similares desde los que pueden surgir iniciativas como asociaciones, instituciones, eventos, etc, que fomenten la participación en la difusión y evolución del conocimiento.
  • Compartir termina beneficiándote a largo plazo. A corto plazo, estar en posesión del conocimiento puede darte una ventaja, pero de esta manera estás bloqueando el proceso descrito en los puntos anteriores. Si todos compartimos ganamos todos en algún momento porque también nos beneficiamos de lo otros saben y hacen.

¿Por qué no se comparte?

En general, en España no existe una cultura de compartir dentro del ámbito del deporte, y en concreto en el Atletismo.

Yo tengo mi opinión (que no es más que eso, una opinión, rectificadme si me equivoco) de los motivos por los que los entrenadores no comparten sus experiencias, conocimientos, descubrimientos, métodos y técnicas:

  1. Porque creen que tienen la clave o el secreto del entrenamiento. Piensan que todo o parte de lo que hacen es exclusivamente suyo y les diferencia del resto, por lo que compartirlo sería dar una ventaja a los rivales.
  2. Porque consideran injusto que otros se aprovechen de su trabajo. Mientras yo estoy perdiendo el tiempo en ordenar ideas, anotar datos, describir procesos y publicar, otros están cómodamente delante de la pantalla aprovechándose de mi esfuerzo.
  3. Porque creen que ya hacen demasiado por el Atletismo como para dedicarle más tiempo y esfuerzo. Por desgracia, el entrenador de Atletismo no está en la mayoría de los casos reconocido ni económicamente ni siquiera socialmente. Entregan su vida a algo que en ocasiones no les da más que gastos, disgustos profesionales e incluso problemas en casa.
  4. Porque tienen inseguridades. Algunos no saben tanto como aparentan y exponerse públicamente sería sacarlo a la luz.
  5. Porque tienen algo que esconder. El éxito de algunos no radica en los métodos de entrenamiento precisamente.

¿Que hace falta para compartir?

Compartir es relativamente barato para todo lo que te aporta. Sólo hace falta:
  • Una conexión a internet
  • Experiencias
  • Ganas y una pizca de generosidad

En definitiva, todavía tenemos muchas barreras profesionales y culturales para que se encienda la mecha de la difusión del conocimiento.

Por desgracia, es algo que no va a cambiar a corto plazo y que lastra nuestra evolución profesional y la de nuestro deporte.

Creo que en España existen extraordinarios entrenadores, no sólo en los centros de Alto Rendimiento sino en muchos lugares repartidos por nuestra geografía. Entrenadores que podrían ser incluso mucho mejores si existiera esta cultura de compartir.

Sin embargo, muchos adolecemos de una mentalidad cerrada y egoísta, proyectando una imagen bastante «cutre» del Atletismo.

De momento, salvo honrosas excepciones, seguiremos tirando de los yankees para seguir empapándonos de nuevas experiencias y conocimientos.

Las cosas no suceden por casualidad
No valgo para esto