Seleccionar página
Muerte o renacimiento del Atletismo

Muerte o renacimiento del Atletismo

Un nuevo escándalo de dopaje nos aborda. No llevo toda la vida en el mundo del atletismo, hasta los 18 años prácticamente no había visto nunca una pista y no fue hasta 2008 que me introduje dentro del atletismo profesional, cuando empecé mis prácticas en el CAR de Madrid. Llegué ignorante, ingenuo, era un pardillo. Algo me queda de eso. Es por ello que cuando en 2010 saltó la Operación Galgo fue un auténtico shock para mí. Evidentemente, era consciente que en el deporte de élite el dopaje está a la orden del día como puede estar la estafa en cualquier otro ámbito profesional, pero un escándalo de semejantes magnitudes, tan cerca de mí, con gente con la que compartíamos espacio de trabajo, a la que se enfrentaban mis compañeros en las competiciones y con tanto revuelo mediático, eso me impactó. Lo más doloroso de todo fue ver cómo la justicia y las instituciones fueron incapaces de (o no quisieron) castigar a los responsables y hacer justicia. Lo cierto es que a medida que ha pasado el tiempo cada vez me resultan más indiferentes los casos de dopaje, porque cada vez creo que mi atletismo está más alejado de «ese» atletismo, ya ni siquiera considero que practiquemos el mismo deporte.

Escándalo mundial de dopaje

En el caso actual, el escándalo tiene dimensiones estratosféricas y ataca a la cúpula de las instituciones mundiales. Soy consciente de que el dopaje en la élite mundial es algo generalizado. Estamos hablando de récords, mejores marcas y medallistas mundiales, no nacionales. Ojo. Por generalizado entiendo que una gran parte, quizá mayoría, pero no todos. Y consideraba al atletismo distinto otros deportes por el hecho de que el atleta habitualmente crece en otro tipo de entorno. Lo habitual es formarse en clubes humildes, con entrenadores pasionales, en muchas ocasiones no profesionales, profesores de colegio o instituto con pocos medios y que suelen inculcar unos valores y una educación que los protege mejor del dopaje que a otros deportes. Eso tampoco los hace incorruptibles, pero en general existe una mayor conciencia deportiva. Para los atletas, el acceso a las drogas se produce de manera más espontánea e individual en la mayoría de casos y no tan sistemática como en otros deportes, donde suele estar tradicionalmente más instaurado en las organizaciones, donde hay intereses de equipo y más competencia interna, donde los médicos y directores técnicos tienen un gran poder y donde a niveles medios-altos se mueve bastante más dinero que en el atletismo.

Quizá la crisis de resultados del atletismo español sea una mezcla de varios factores:

  1. La funesta gestión institucional (que agrava los puntos 2 y 3)
  2. Pérdida del interés de la sociedad por el atletismo = menos €€
  3. Pérdida de una generación entera de atletas. Hasta hace este año la mayoría top españoles seguían siendo los mismos que hace 10 años. Ahora estamos viendo un cambio generacional que se ha retrasado demasiado.
  4. Que el dopaje en la élite nacional ya no está tan generalizado como en los 90 y primera década de este siglo, quizá porque a nadie le compense pagar miles de euros a Eufemianos para no sacar prácticamente nada.
  5. Que el dopaje se ha generalizado más en países emergentes deportivamente.

No creo que para estar en la élite del atletismo haya que doparse, me refiero a élite a deportistas capaces de hacer las mínimas para un mundial o unos JJOO. Otra cosa es pelear las medallas, eso hoy en día está reservado a muy pocos. Las marcas mínimas sin duda son difíciles, pero están a años luz de las mejores marcas mundiales y son perfectamente asequibles para cualquier atleta talentoso, con años de buen trabajo, siendo blanco, negro o amarillo y yendo totalmente limpio.

Sobre el caso actual de dopaje, no seré yo quien lo analice en detalle ya que existen artículos que lo hacen de una manera más profunda y precisa de lo que podría hacerlo yo. Recomiendo las lecturas de:

Respecto al atletismo, mi único deseo es que se destape todo el tarro y salgan a la luz las vergüenzas de nuestro deporte. Los nombres de esos más de 200 sospechosos, 12 españoles entre ellos, caiga quien caiga. Y todos los directivos de las federaciones y agencias implicados en la ocultación de estos casos. Creo que el atletismo debe morir, ojalá caiga todo el sistema, desaparezca el dinero, los apoyos y aquí sólo quede quien verdaderamente ama este deporte para que dentro de un par de décadas hayamos podido construir un nuevo deporte desde cero, donde el dopaje y la corrupción sean excepciones. Así me contaban mis colegas canadienses que pasó en su país tras el escándalo de Ben Johnson y así Canadá se ha convertido, no en una superpotencia mundial, pero sí en un país competitivo, decente y respetable (ahí están sus casos de dopaje en la última década). Iluso.

Atletismo vs Running

Atletismo vs Running

Tras el Maratón de Valencia algunos tuiteros han lanzado una reflexión sobre la cantidad de corredores y el nivel del Ateltismo español. Recordemos que ayer 13000 corredores tomaron la salida del maratón, de los que cuales los élite no llegaban a la veintena: 7-8 africanos en categoría masculina, otros tantos en categoría femenina y solamente 3 españoles, Nacho Cáceres, David Solís y Tamara Sanfabio. Desafortunadamente, ninguno de ellos llegó a meta. Mi pregunta hoy es, ¿qué tiene que ver el running con el Atletismo? ¿Es lo mismo? ¿Son hermanos? ¿Se complementan? ¿Se puede servir el uno del otro? Como dato, ayer en uno de los noticiarios más vistos en España dieron la noticia sobre el maratón y ni siquiera hicieron mención a ganadores de la prueba. A mí esto me hace pensar que, al menos aquí en España, el interés no es el Atletismo, es el Running.

Así que me gustaría hacer una breve lista de lo que, a mi entender, diferencia al Atletismo del fenómeno Running.

ATLETISMO

  • Valores olímpicos: El Atletismo es un deporte ancestral con una historia, una cultura y unos valores universales.
  • Competición: la competición es la esencia de este deporte, los atletas se miden en igualdad de condiciones en una comparación objetiva, siempre respetando la deportividad y haciendo un enfrentamiento caballeroso.
  • Superación: El objetivo del atleta es siempre la superación, superación propia, de los rivales, de una marca mínima o un récord.
  • Sacrificio: La superación se sustenta sobre este principio, en la vida todo tiene un precio y alcanzar los objetivos requiere una entrega al deporte, adquirir un estilo de vida y renunciar a ciertas cosas.
  • Reglas: El Atletismo está ligado a un reglamento, a unas instituciones y a unas normas no escritas de comportamiento.
  • Educación: Como ya he escrito en anteriores ocasiones, el Atletismo es una herramienta didáctica y educativa, por su estructura reglada, la transmisión y fomento de valores personales, de las relaciones sociales y del desarrollo físico.
  • Trampas y dopaje: Como todo en la vida, siempre existe un lado oscuro y en este caso el dopaje representa la trampa más vil, no sólo por la transgresión de las normas, sino la violación de los valores y el miserable hecho de hacerlo a escondidas y tratando de engañar premeditadamente a propios y extraños, incluso una vez descubierta la trampa.

RUNNING

  • Salud y Bienestar: El perfil mayoritario del runner tiene como objetivo principal mantenerse en forma, es una actividad que les aporta salud y un estado de bienestar físico y mental muy reconfortante.
  • Ocio y tiempo libre: Aunque es una actividad frecuentemente de las más importantes en la vida, no deja de ser parte del tiempo libre, siempre supeditada al trabajo y la familia. Además se aprovecha como motivo para viajar y hacer turismo.
  • Social: Sólo hay que ver la cantidad de grupos y clubes de running para darse cuenta de que esto va más allá de lo individual para convertirse en una forma de establecer relaciones sociales, conectar con gente de intereses similares y compartir experiencias colectivas.
  • Superación: Al igual que Atletismo, también tiene un componente de superación. Sin embargo este está más vinculado a la autosuperación que a la comparación con los demás.
  • Benéfico: Al ser un movimiento de masas en muchas ocasiones también se utiliza como instrumento benéfico y de apoyo a causas solidarias.
  • Libre y espontáneo: El Running es una actividad espontánea que solamente tiene cierta reglamentación cuando se participa en carreras organizadas, aunque esta es bastante sencilla y flexible más allá del cronometraje y la clasificación.
  • Negocio: Al igual que el Atletismo se fomenta desde las instituciones públicas, el running ha derivado en una industria muy interesante para las marcas (dentro de la que me incluyo) que lo impulsan y lo fomentan.
  • Alimento del ego: Si hay alguna nota negativa que ponerle a la moda del running es una exagerada (aunque lícita y libre) atención e importancia sobre la estética frente a los valores. En muchas ocasiones se entra en absurdo juego con las fotos, redes sociales, indumentaria y gadgets para llamar la atención y darse una importancia que realmente no se tiene.

Los responsables deportivos han tratado de aprovechar el auge del running pero han sido incapaces de fomentar (a tenor del interés general, las audiencias televisivas y los escasos apoyos empresariales) el Atletismo entre estos neófitos deportistas callejeros (en el buen sentido de la expresión).

La única esperanza en que este fenómeno social pueda contribuir al Atletismo es la simpatía que pueda despertar en los padres las actividades de Atletismo para sus hijos y que en los próximos años tengamos un auge en las escuelas de Atletismo. Sin embargo, esto presenta también varios problemas:

  • Es un proceso a largo plazo, no va a venir de un día para otro.
  • Por mi experiencia en las pistas enseñando a niños, cada vez los niños tienen menos necesidad de esforzarse, hay pocos que tengan el talento suficiente para ser campeones, pero muchos menos los que tienen el carácter, la actitud y la voluntad para desarrollarlo.
  • En todos los sitios no existen las condiciones necesarios por instalaciones/material para abordar una gran demanda. En Madrid capital, donde hay una mayor población y también número de aficionados al running, un padre lo tiene bien difícil para encontrar una escuela de Atletismo relativamente cercana para apuntar a sus hijos.

Si alguien me pregunta alguna vez qué me gusta más, si el Atletismo o el running, diré que ambas, porque lo considero cosas distintas. Si me tuviera que quedar con una sola, sería el Atletismo, aunque por desgracia eso no nos da de comer.

De quejarse no se come

De quejarse no se come

El post de hoy quizás es un poco más largo de lo habitual, pero espero que al que le interese le parezca una reflexión, acertada o no, al menos razonable. Nadie es ajeno a que en los últimos años el mundo del deporte se ha visto azotado por la crisis económica (como todos), una merma de la cultura deportiva general y por un nefasto periodismo deportivo (salvo honrosas excepciones). Algo ha cambiado, igual que ha pasado en la industria discográfica o en el mismo periodismo por ejemplo. Sectores obligados a reinventarse y, que desde fuera, nos parece fantástico poder escuchar gratis una canción en Spotify o consultar una noticia en una web.

Usain Bolt

Foto de El Comercio

A lo largo de estos tiempos revueltos he escuchado con frecuencia tanto en conversaciones privadas como en prensa las quejas de atletas y deportistas en general de deportes minoritarios, de que no reciben ayudas ni públicas y privadas, que les han recortado las becas, que ninguna empresa invierte en ellos, etc, etc, etc. La realidad es la siguiente: la crisis es para todos (excepto políticos y vendedores de oro), el deporte minoritario no resulta de interés (echádle la culpa a quién queráis, pero es la realidad vistas las audiencias de Teledeporte, asistencia a eventos y las inversiones privadas), y que tenemos un sistema político/deportivo que supuestamente debería ser el motor del Deporte creando un buen sistema de formación de base, cohesionando instituciones, fomentando los patrocinios y la inversión privada y difundiéndolo hacia el gran público. Sin embargo, la realidad, insisto, es que es un sistema ineficiente, farragos, incapaz de solucionar los auténticos problemas, sin un mínimo interés por el deportista y en muchas ocasiones perverso debido a la hipocresía, incompetencia y cuando no corrupción de sus dirigentes. Es lo que hay.

Visto el panorama, el argumento del atleta de «mi obligación es entrenar entrenar y punto” queda un poco desfasado, más que nada porque el ecosistema ha cambiado a nivel social, económico y comunicativo. Hoy nadie da un céntimo a cambio de nada, y el que crea que ser campeón de España, incluso de Europa, vale algo más allá del pequeño círculo de entendidos en el Atletismo (o el deporte minoritario que sea), se equivoca. Hoy en día, el deportista profesional ya no sólo depende de entrenar, para poder sobrevivir son necesarias dos cosas: tener buenos resultados y comunicar. La profesión ya no sólo es entrenar sino saber comunicar.

Llegados a este punto, el deportista tiene dos opciones. Negar la realidad, insistir en las viejas creencias y seguir quejándose en busca de migajas y limosnas que tarde o temprano desaparecerán por completo. O aprovechar las nuevas oportunidades que, al igual que los problemas, han surgido del nuevo cambio de paradigma. Y voy a intentar ilustrarlo con ejemplos fáciles

Puede no gustarte o incluso que lo odies (como yo), pero no puedes negar el éxito profesional de Justin Bieber (¡¡¡54 millones de seguidores en Twitter!!!), incluso haciendo una música de mxxxxx. La realidad es que a él nadie le ayudó, no tuvo ninguna ayuda ni beca, simplemente mostró su prematuro talento a través de una ventana disponible para todo el mundo: Internet. Su éxito nació a raíz de eso.

Otros ejemplos más cercanos e identificables pueden ser por ejemplo el de Chema Martínez, un atleta amado por la mayoría de aficionados al running pero visto con muchos recelos por parte del resto de atletas de élite. Señalado (de manera amable por unos y despectiva por otros) como un corredor mediático, te puede gustar o no lo que hace, pero ha sido un hombre tremendamente inteligente para aprovechar las oportunidades que la vida le ha brindado. Exactamente las mismas oportunidades que tienen el resto de atletas. Criticar eso se llama envidia.

Otro caso es el de Josef Ajram, odiado por prácticamente todo atleta de élite porque ha conseguido mucha más atención, patrocinios y dinero ¡sin ni siquiera ser un triatleta medio bueno! Sin embargo, ha demostrado tener mayor visión, perspicacia y talento para aprovechar aquello que le hace diferente y que gusta a la gente. Y sin ser un gran admirador de su personaje, lo cierto es que lo hace con mucha autenticidad, habrá mejores, peores, pero nadie igual. La pura realidad es que ha ayudado a mucha gente a superarse y ha contribuido a impulsar la afición por el triatlón y deportes afines. Ah, por cierto, y sin considerarse nunca él mismo un triatleta profesional, él se define como profesional de la bolsa, con una gran afición por el deporte el cual le ha ayudado en las otras facetas de su vida. Todavía hay gente incapaz de entender eso, pero muchos haters no saben que quizás deberían darle las gracias por ayudar a «su» deporte.

A lo que vamos, el entorno es el que hemos descrito, y ahora el cierre de Teledeporte, clubes y competiciones de alto nivel desapareciendo,  subvenciones y becas bajando, pocas y deterioradas instalaciones… ¡Eh, despierta! Vivimos tiempos increíbles en los que nadie necesita más que un smartphone con cámara, una conexión a internet, voluntad e ingenio para darse a conocer. No hay nadie que no tenga las dos primeras, sin embargo, ¿cuantos tienen la voluntad para hacer algo nuevo, diferente? ¿Esperas que alguien venga a salvarte la vida? La gente, las empresas, las instituciones bastante tienen con sobrevivir ellas mismas. ¿Sigues creyendo que no puedes hacer nada? Quejarnos podemos quejarnos todos y de lo que sea. A mí tampoco ha venido nadie a ayudarme a cumplir mi sueño, nadie me ha ofrecido mi trabajo ideal. Me ha tocado crearlo a base de mucho esfuerzo, horas, sacrificios, renuncias, ingenio, errores y todavía estoy solamente poniendo los primeros ladrillos. Ah, y a base de pagar mucho, tanto en impuestos como en inversiones.

¿Y los mánagers? ¿Dónde demonios se meten cuando se los necesita? Estos podrían ser parte de la solución, pero la realidad es que todavía se aferran a los restos de este anticuado y moribundo sistema como a un clavo ardiendo. Por tanto, forman parte del problema. Eso sí, ganando bastante más que sus ateltas.

Si alguien espera que el COE, el CSD, la Federación, el Ayuntamiento, la Comunidad, la Virgen María o la flauta que suena le salve la vida, que espere sentado. A no ser que seas campeón del mundo (que ahí ya se vive), cosa que ahora mismo no existe en el atletismo español. La supervivencia de los deportistas profesionales de modalidades minoritarias pasa por:

  • Obtener un buen nivel deportivo (por descontado)
  • Pasar de analógico a digital (Internet)
  • Encontrar lo que te hace diferente y destacar por ello
  • Saber lo que gusta a la gente y dárselo
  • Conectar con las marcas y hacer de puente entre ellas y el público
  • Comunicar, comunicar y comunicar

¿Fácil? Desde luego que no. Para ello se necesita, en general, un cambio de mentalidad, voluntad para actuar, una formación mínima (si no te la dan te la buscas, para eso está Google) y rodearse de profesiones del márketing al igual que lo haces con profesionales técnicos y sanitarios (entrenador, fisios, podólogos, médicos). Ya hay gente que lo está haciendo. Esa es la nueva profesión del deportista «menor». Y al que no le guste, que siga quejándose.

Efectos a largo plazo del dopaje

Efectos a largo plazo del dopaje

A pesar de que hace meses que no explota un gran caso de dopaje, lo cierto es que es incesante el goteo de positivos en el Atletismo. El último que nos toca de alguna manera el de la rusa Anna Alminova, que repercute sobre Natalia Rodríguez, la cual pasa a ser campeona de Europa de 1500m en Pista Cubierta de Turín 2009. Como le pasó a Manolo Martínez, medallista olímpico 8 años después de los Juegos de Atenas 2004, o como pudimos vivir en nuestras propias carnes cuando comunicaron en 2012 que Cristina pasaba a ser ganadora del Campeonato de Europa sub-23 de Cross 2010.

Estudio sobre los efectos a largo plazo de la testosterona en ratones

Pero el tema no va hoy sobre los que cazan, sino sobre los que vuelven. Gracias a un artículo de Athetics Weekly encontré alguna referencia científica sobre el tema. Existe algo de literatura sobre los efectos nocivos del dopaje y las drogas en general. Es evidente que los efectos secundarios y consecuencias a largo plazo pueden ser nefastos. Sin embargo, ¿qué efectos positivos en el rendimiento perduran tras un tratamiento más o menos prolongado de hormonas o anabolizantes? En un estudio de la Unversidad de Oslo en The Journal of Physiology, plantean lo siguiente:

  • Algunos estudios previos sobre el entrenamiento sugieren que el entrenamiento de fuerza previo, con o sin esteroides anabolizantes, facilitan la readquisición de masa muscular incluso tras largos periodos de inactividad. Esta «memoria muscular» se ha atribuido al aprendizaje motor, pero los datos sugieren que existe una memoria celular que reside en las propias fibras musculares.
  • Las fibras musculares tienen múltiples núcleos, y el número de núcleos aumenta cuando la masa muscular se incrementa.

  • Cuando los ratones del experimento fueron tratados brevemente con esteroides, la masa muscular y el número de núcleos aumentaron. La droga fue retirada durante 3 meses y la masa muscular volvió a la normalidad, pero los nuevos núcleos celulares creados persistieron.

  • Los datos sugieren que un entrenamiento de fuerza anterior podría ser beneficioso en el futuro, y que una breve exposición a los esteroides anabolizantes puede tener efectos que mejoren el rendimiento a largo plazo.

Si estas conclusiones fueran demostradas en humanos, cosa bastante probable que suceda, nos presentaríamos ante un nuevo debate sobre el dopaje. ¿Serían justas las sanciones por ciertas sustancias que tuvieran demostrados efectos a largo plazo? ¿Deberían ciertas sustancias tener una sanción de por vida al primer positivo? ¿Creéis que Tyson Gay, Justin Gatlin, Asafa Powell o Dwain Chambers están compitiendo actualmente en igualdad de condiciones (suponiendo, claro, que ya no se están dopando)?
El «periodismo» deportivo

El «periodismo» deportivo

Detesto los informativos de televisión. El telediario de toda vida. Me parecen desfasados, sensacionalistas,  interesados y frecuentemente entre la línea de lo cursi y lo estúpido. El caso es que a veces no puedo evitar ver «Las Noticias de Antena 3», ya que tras el capítulo correspondiente de «Los Simpson» (con seguridad la mejor serie animada de humor de la historia) el mando me cae un poco lejos del sofá en ese momento post-comida/pre-siesta que me permito los domingos y, claro, me toca tragarme el informativo y la película del fin de semana (de estas últimas también hay para escribir una buena crónica).

Total, que ayer me encontraba viendo las noticias cuando varios hechos me sorprendieron. Primero, una noticia completa sobre la Media Maratón de Barcelona y el récord del mundo establecido allí. Completa porque parece que habían ido allí a cubrirla y eran imágenes propias. Y mientras tuiteaba sobre el extraño suceso y me lamentaba de que no iban a mencionar siquiera al pobre Lavillenie… ¡Zas! Mención al canto. 10 segundos.

No conozco el motivo por el que sacaron la media maratón, si ha sido una gran labor de publicitaria y de comunicación de esa organización en concreto, o que un evento con 15000 personas, de una actividad que practican cientos de miles, si no ya millones de «runners» en España, está empezando a captar el interés de los grandes medios. Mucha gente = mucho dinero. El fenómeno running se ha convertido en una industria y parece que está empezando a trascender. Lo que está claro es que los periodistas no iban por el WR, simplemente se lo encontraron.

En cambio, a pesar que uno forma parte de esa «industria» del running y por lo tanto soy el primer interesado en ello, también es cierto que amo el deporte en general y el Atletismo en particular. Y valoro la información. No me sorprendí, pero me avergüenza que todo un hito en la historia como ha sido el WR de salto con pértiga, arrebatado ni más ni menos que al mítico Serguéi Bubka, deportista reconocido por toda una generación anterior a la mía (y no precisamente sólo por aficionados al Atletismo) haya tenido menos espacio que el baile de Neymar y Alves. ¿Quién es Lavillenie? ¿Quién es Bubka? ¿Eso del salto con pértiga qué c…. es? No creo que nadie haya entendido con esos 10 segundos qué significa batir un récord del mundo, elevarse con un palo a 6,16m y superar 21 años después a un tío que en su día fue el Rafa Nadal de un deporte que todavía generaba interés. Esos 10 segundos quizá han sido más humillantes para el deporte que la total omisión de la noticia.

Y en la prensa «deportiva» escrita…. bueno, entre tanta noticia histórica como la suspensión de un partido de liga, la extrañeza de Ancelotti por CR7 o que el Barça le ganó al Rayo Vallecano, algunos (sólo algunos) dejan una esquinita para la «anécdota» de Lavillenie.

Periodismo ¿deportivo? español

Me sorprende (bueno, ya no) cómo la información y el periodismo han tenido que prostituirse hasta tales límites para ser el más vendido. Conozco buenos periodistas deportivos, pero pintan poco en las redacciones. Los directores de estos medios, quizá en su día buenos periodistas, han pasado a ser meros vendedores de periódicos.

¿Y de los JJOO de Sochi? Mejor no hablar.