Piensa si te ha pasado alguna de estas cosas:

  • No tienes ni idea de cuánto necesitas vender para cubrir tus gastos fijos.
  • No sabes cuánto puedes invertir al principio de tu negocio para rentabilizarlo con tu volumen de clientes.
  • Has calculado que con X entrenamientos al mes ibas a ganar Y euros, pero a los pocos meses te das cuenta que el dinero se está escapando por otros lados.
  • Has hecho una fuerte inversión inicial pero luego no has alcanzado un mínimo de clientes para rentabilizarla.
  • Te has visto en números rojos por algún gasto imprevisto (impuestos, proveedores, publicidad, colaboradores, etc.).
  • Has conseguido muchos clientes pero no ganas mucho dinero porque no calculaste bien el precio de tu servicio.
  • No tienes ni idea de cuánto te puedes permitir invertir en márketing y promoción.
  • No sabes en qué momento necesitarás contratar a un colaborador y si podrás pagarle.

Bueno, no te preocupes porque yo he estado arrastrando estas dudas y problemas durante años, pero poco a poco he ido descubriendo la manera de resolver todos estos aspectos.

Hoy te traigo el artículo probablemente más áspero de los que he escrito hasta el momento. Sin embargo, me atrevería a decirte que si quieres vivir del entrenamiento y crear un negocio que funcione, estás obligado a elaborar tu propio presupuesto anual.

¿Qué es un presupuesto?

En el mundo empresarial existen diversos tipos de presupuestos: presupuesto operativo, financiero, de producción, de ventas, etc.

Sin embargo, voy a dar por supuesto que tu negocio es similar al mío, eres un entrenador autónomo, ofreces servicios de entrenamiento, probablemente sin un centro propio, y trabajas solo o como mucho con un par de colaboradores.

Esto simplifica mucho las cosas y vamos a elaborar un presupuesto operativo muy simple pero eficaz.

Aún disponiendo de un pequeño local propio, las cosas no deberían ser mucho más complejas y puedes utilizar la plantilla que comparto un poco más abajo.

Siendo el caso de que ofreces tus servicios en un centro propio, no deberías dejar de leer este post de The Fitness Marketer.

Pero vamos al grano, ¿qué es un presupuesto?

Un presupuesto de negocio es un cálculo anticipado o previsión de ingresos y gastos que abarca un periodo temporal concreto, habitualmente un año.

Para un entrenador como tú no debería ser demasiado difícil entender qué es un presupuesto y su importancia, ya que podemos hacer una analogía con el plan de entrenamiento.

Presupuestar no dista tanto de planificar el entrenamiento. Veamos qué tienen en común:

  • Son previsiones de futuro
  • Utilizamos la experiencia del pasado para elaborarlos
  • Parten de los recursos/posibilidades del presente
  • Se utilizan para alcanzar objetivos (económicos o deportivos respectivamente)
  • Abarcan periodos concretos de tiempo, habitualmente un año o temporada
  • No dejan de ser estimaciones, no cálculos exactos

Recordemos que en este blog ya hemos definido ampliamente qué es la planificación.

¿En qué cosas te puede ayudar un presupuesto?

OK, suena bien, pero, ¿por qué deberías perder tu tiempo haciendo un presupuesto?

Hacer un presupuesto no deja de ser una labor administrativa engorrosa y aburrida, así que, si vas a molestarte en ello, al menos debería ser relevante en algún aspecto para tu negocio.

Elaborar un buen presupuesto puede serte útil en los siguientes aspectos:

  • Tener un control financiero y anticipar ciertas situaciones o problemas como descubiertos bancarios, impagos, etc.
  • Tener una visión global de tu negocio y evaluar el rendimiento de tus acciones/servicios/productos
  • Descubrir áreas de mejora, tanto para aumentar ingresos como para reducir gastos.
  • Evaluar el progreso de tu negocio, comparándolo con periodos anteriores.
  • Disponer de datos y/o argumentos anticipados a la hora de tomar decisiones, ya sea de inversión, política de precios, contrataciones o recortes.

A estas alturas tienes que te estar ya plenamente convencido de lo ventajoso que puede ser hacer un presupuesto.

Pero, ¡ojo! Recuerda que esto se basa en estimaciones, por lo que de nada sirve hacer un presupuesto chapucero. En ese caso la realidad se encargará de darte una buena hostia.

Para elaborar un presupuesto correctamente debes seguir un proceso que te garantice que las estimaciones tienen el menor margen de error posible, además de estar actualizándolo continuamente a medida que obtenemos información de la realidad.

Y para ello, lo mejor es ilustrarlo con un ejemplo.

Vamos a imaginar a un colega entrenador con un negocio con las siguientes características:

  • Ya lleva un par de años trabajando y tiene una cartera de clientes.
  • Su objetivo esta temporada es incrementar un 20% los servicios prestados.
  • Ofrece 3 servicios diferentes
    • Entrenamiento Personal a domicilio por las tardes (50€/entrenamiento*)
    • Entrenamiento Personal en un espacio que tiene alquilado a un centro de un tercero durante todo el día (30€/entrenamiento*)
    • Entrenamiento de un grupo de running al aire libre (50€/trimestre*) una tarde a la semana durante 9 meses al año.
  • Además vende 3 productos nutricionales diferentes relacionados con el entrenamiento.
    • Obtiene un 50% de margen (los vende al doble de precio que los compra).
    • Debe hacer un pedido por anticipado cada 3 meses en función de las ventas previstas.
    • Los productos son:
      • Un bote de proteínas en polvo (30€/unidad*) que estima que comprará cada mes el 5% de sus clientes.
      • Una caja de 10 barritas energéticas (15€/unidad*) que estima que comprará el 8% de sus clientes.
      • Un bote de 50 cápsulas de polivitamínico (10€/unidad*) que estima que comprará el 10% de sus clientes.
  • A mediados de la temporada hace una inversión en:
    • Material de entrenamiento para la sala (2000€*)
    • Publicidad local (500€*)
  • Dispone de un entrenador un colaborador que le ayuda con los entrenamientos en el centro por las tardes y:
    • Recibe una comisión del 50% del precio del servicio.
    • Los entrenamientos por las tardes son el 60% de los entrenamientos totales.

*Todas las cantidades referenciadas en el artículo y los documentos adjuntos son sin IVA.

VER PRESUPUESTO EJEMPLO [GOOGLE DRIVE]

Ahora sí, vamos a ver cuál es el proceso para elaborar el presupuesto.

1. Utilizar la herramienta adecuada: la hoja de cálculo

El primer paso para la elaboración del presupuesto para nuestro negocio de entrenamiento es buscar la herramienta que nos permita hacerlo de forma rápida, ágil y visual.

Para ello una hoja de cálculo es ideal ya que nos permite:

  • Introducir datos de manera estructurada (cuadrícula)
  • Autorrellenar celdas
  • Modificar datos con facilidad
  • Introducir fórmulas para el cálculo de resultados
  • Insertar gráficas para una mayor comprensión visual

Te he dejado la un enlace a una hoja de Google Drive de sólo lectura. Personalmente, me inclino por la hoja de cálculo de Google Drive en lugar de otros formatos porque es simple, funciona en cualquier navegador y te permite funciones colaborativas. Luego puedes exportarla a otros formatos.

Si quieres modificarla y editarla tienes 2 opciones:

  1. Vas a Menú >> Archivo >> Crear una copia. Pon el nombre que desees a esta nueva copia y ya puedes hacer con ella lo que quieras desde Google Drive.
  2. Descarga la hoja en formato .xlsx para abrir en Microsoft Excel o Numbers (Mac) desde este enlace.

Lo primero que verás en la plantilla es que hay 3 hojas:

  • Hoja para la previsión de ventas (Ventas)
  • Hoja para el resultado del presupuesto (Presupuesto)
  • Hoja para visualizar las gráficas (Gráficas)

Aquí tienes un esquema de la hoja que contiene la información principal, la Hoja Presupuesto:

A partir de aquí voy a ir paso por paso explicándote los datos que debes introducir.

2. Establecer periodo de tiempo

Aunque el entrenamiento no es un negocio estacional, todos reconocemos patrones que nos permiten poner inicio y fin a la temporada.

Tanto si te dedicas al mundo del fitness como a la mayor parte de deportes, el verano es temporada baja. Los clientes se van de vacaciones, terminan las ligas y los meses de julio y agosto se vuelven poco productivos para los entrenadores.

Por ese motivo, en lugar de hacer un plan teniendo en cuenta el año natural (enero-diciembre), a mí me gusta más planificar basándome en el comportamiento de mis clientes y mi negocio (septiembre-agosto).

En función las características de tu negocio (si eres entrenador de esquí o surf seguro que encontrarás otro patrón), elige el mes de inicio y fin de tu plan anual.

Una vez lo tengas claro, introduce el mes en la primera celda de la primera fila de la tabla y arrastra la celda desde la esquina inferior derecha para que se autorrellene la fila con el resto de meses.

3. Previsión de Ingresos

Hacer una previsión de los ingresos no es tarea fácil. Bueno… en realidad es muy fácil hacerla… mal. Lo normal es que sobreestimes los ingresos que vas a tener. Lo difícil es hacer una previsión prudente y realista.

Me pasa continuamente. Eres un superapasionado de tu profesión, al principio te crees que es imposible que la gente no quiera entrenar contigo, con lo supermaravilloso que eres, con todo lo que sabes y con el superfantástico servicio que has diseñado.

Piensas que te van a llover los clientes. La realidad es que no todo el mundo ve lo mismo que tú.

Pero tenemos algunas formas de aproximarnos.

La hoja de Ventas

Para definir una facturación mensual estimada es mucho más fácil pensar en el número de servicios prestados y multiplicar por la tarifa correspondiente, que echar una cifra a bote pronto.

Por eso, la primera hoja que tenemos que rellenar es la de Ventas. De esta manera en la primera columna rellena el nombre de los servicios que vas a ofrecer. Tantas filas como servicios distintos tengas.

En la segunda columna pon la tarifa de cada servicio. Quizá para esto te sirva otro artículo anterior donde te enseño a calcular el precio de tus servicios.

Todos los cálculos de esta hoja están hechos sin IVA. Esto te permitirá añadir/quitar servicios y “jugar” con tus precios fácilmente si lo necesitas.

Ahora, sigue leyendo para saber cómo rellenar esta hoja.

Tomar datos históricos

Si ya tienes un negocio en marcha, esto es muy fácil, sólo debes acudir a los datos del año anterior y tomarlos como punto de partida.

Ya sabes cuánto vendes de promedio, qué meses son los más fuertes y los más flojos y, sobre todo, por qué sucede esto (propósitos de año nuevo, operación bikini, época de maratones, vacaciones veraniegas, etc.).

Puedes poner estas cifras como punto de partida y proyectar un crecimiento (si es que tu objetivo es crecer) en el número de servicios prestados. Entre un 10-30%, sería prudente.

Analizar otras empresas/profesionales

Si empiezas tu negocio de cero y no tienes datos históricos, hay que buscar una alternativa.

Aunque esto es más difícil, puedes intentar buscar información de empresas similares. Dudo mucho que encuentres cuentas reales de ninguna empresa de tu competencia, incluso que tengas ningún colega que quiera destriparte las suyas.

Pero puedes intentar hablar con gente de mucha confianza, que no te vea como una amenaza para él, y que te explique:

  • Cómo fueron sus inicios
  • Cómo fue su crecimiento
  • Cuántos clientes tiene
  • Cuántas horas trabaja

Aunque no te dé cifras exactas, siempre puedes tomar cifras aproximadas y multiplicar por su tarifas para hacerte una idea.

Trata de sacar información lo más concreta posible respetando los límites de su privacidad y aprende a leer entre líneas.

Plantear varios escenarios

Una buena idea es pensar en varias alternativas, entre lo mínimo que dé viabilidad al negocio y lo máximo que eres capaz de facturar. Así pues, plantea 3 alternativas:

Escenario Óptimo

Suponemos que tus clientes llenan tu agenda. ¿Cuántas horas podrías trabajar al día? ¿Cuántos entrenamientos diarios podrías hacer? ¿Cuántos días a la semana trabajarás?

Multiplica por cuatro para obtener el número máximo de servicios que puedes vender mensualmente.

Por ejemplo, pongamos que trabajas 10h al día, puedes sacar 8 entrenamientos al día. 6 días a la semana. Cuatro semanas al mes. 8x6x4= 192 entrenamientos/mes.

Ahora vamos a poner los pies en el suelo. Esto sería tu máximo potencial. Pero no va a suceder. El papel lo aguanta todo, pero la realidad es otra cosa. Vamos a seguir estas pautas:

  • Si algún día llegas a tu máximo nivel de facturación mensual, no será al menos hasta que lleves un par de años en la profesión. Vamos a estimar que, en un año ideal, llegarás a tu 75% en el mejor mes (192×0,75=144 entrenamientos/mes)
  • Tu punto de partida establécelo alrededor de un 20-30% de tu máxima capacidad productiva (192×0,2-0,3= 38-58 entrenamientos/mes)
  • Los meses que incluyan semanas festivas (Navidad, Semana Santa, etc.) o vacaciones (julio-agosto), elimina del cálculo los entrenamientos que correspondan a esas semanas festivas.
  • Haz un cálculo de crecimiento lineal desde el el primer mes (20% de tu máxima capacidad productiva) hasta el último mes (75% de tu máxima capacidad productiva). Ojo, si tienes un calendarios de septiembre a agosto, lo normal es que esto no suceda en julio o agosto, sino en junio.

Escenario Pésimo

Ahora ponte en el peor de los casos. Vamos a pintar un panorama utilizando los datos del escenario óptimo, pero multiplicados por 0,33. Es decir, suponiendo que vendes un tercio de lo óptimo.

Escenario Probable

Bueno, ya nos hemos puesto en el mejor y en el peor de los casos. Lo más probable es que tus ventas, si haces bien las cosas, estén en un punto intermedio.

Así que, de una forma un tanto arbitraria, multiplica los datos del escenario óptimo por 0,66 y tómalos como referencia inicial para calcular los ingresos de tu primer presupuesto.

Otras fuentes de ingresos

Es posible que, además de tus servicios de entrenamiento, dispongas de otras fuentes de ingresos.

En este caso, debes incluir más filas para contemplarlos. En la hoja con el caso práctico de ejemplo, he puesto la venta de productos nutricionales como una fuente alternativa de ingresos.

Para calcular los ingresos por esta vía, simplemente he utilizado una fórmula multiplicando el número de clientes del mes por la estimación del porcentaje de clientes que compran cada producto (lo cual he definido arriba en el ejemplo).

Si tienes otras fuentes como comisiones, suscripciones a contenidos, patrocinios, ventas de productos a clientes que no son de entrenamiento, etc, deberás echarle imaginación para los cálculos.

La hoja de Presupuesto

Una vez tengas la hoja de “Ventas” completa, ya puedes rellenar tu hoja principal “Presupuesto”.

Simplemente tienes que referencias para cada servicio y mes la celda correspondiente de la hoja “Ventas”.

4. Estructura de costes

Hemos llegado a lo más divertido para los autónomos y empresas… ¡Los gastos!

Eso que nos trae locos a todos. ¿Por dónde se escapa tanta pasta? Lo primero que voy a hacer es mostrarte los tipos principales de gastos para poder agruparlos y entender mejor qué pasa en tu negocio:

  • Gastos Fijos: Son aquellos que tienes incluso si no realizas ninguna venta.
    • Alquiler
    • Suministros (agua, luz)
    • Teléfono e internet
    • Seguridad Social
    • Gestoría
    • Seguros
    • Empleados
    • Mantenimiento y renovación equipamiento
    • Dominios y hosting web
    • Aplicaciones
    • Márketing y publicidad
    • Etc.
  • Gastos Variables: Son los que están vinculados directamente a la propia actividad, de manera que, si el negocio crece, estos también se incrementan.
    • Colaboradores freelance
    • Dietas y desplazamientos
    • Aplicaciones
    • Etc.

Aunque podría profundizar mucho más en los tipos de gastos, para tu pequeño negocio unipersonal no es necesario ir más allá.

Con lo que debes quedarte es que los gastos fijos siempre estarán ahí y serán más o menos constantes y previsibles, mientras que los variables irán fluctuando en función del volumen del negocio.

Por tanto, estos últimos no los podemos prever, sino que tenemos que vincularlos mediante algún tipo de cálculo o fórmula a las ventas que ya hemos estimado previamente en la hoja “Ventas”.

Volviendo al ejemplo planteado al principio, uno de los gastos variables contemplados sería un colaborador que realice los entrenamientos personales en el centro por las tardes, mientras él realiza los domicilios.

Si un entrenamiento en el centro son 35€, los entrenamientos por la tarde resultan el 60% de los totales y le ofreces una comisión del 50%, el cálculo para este gasto variable sería:

40 entren. personales x 0,6 x 35€ x 0,5 = 420€

Con una fórmula podemos calcular este coste variable por mes, y se irá actualizando si modificamos el número de entrenamientos en la hoja “Ventas”.

Un consejo para el cálculo de gastos. Si todavía no tienes cifras exactas de algún tipo de gasto, por ejemplo una gestoría, pero sabes que el precio ronda los 60-100€/mes, te recomiendo que pongas una cifra tirando “por arriba” hasta que tengas datos reales.

Igual que solemos sobrevalorar los ingresos, tendemos a infravalorar los gastos.

5. Resultados

Con todas las celdas de ingresos y gastos completadas, tu hoja te muestra los resultados de diferentes cálculos de manera automática. Esto se hace mediante las fórmulas.

Esto te permite, por ejemplo, modificar y ajustar las ventas, los gastos, las tarifas, etc, y obtener de manera inmediata estos resultados sin tener que realizar ningún cálculo nuevo.

Y, ¿qué resultados puedes ver en la hoja?

Totales mensuales

Las celdas inferiores del apartado de “Ingresos” te ofrecen el sumatorio todas las fuentes de ingresos al mes.

Lo mismo con las celdas superiores del apartado de “Gastos”.

Esto te permite saber cuánto ingresas y gastas en total cada mes.

Balance mensual

Una de las filas situadas entre los ingresos y los gastos es la del “Balance Mensual”. El balance mensual es el resultado de restar los gastos a los ingresos que obtienes cada mes.

Este dato es fundamental, ya que tú no ganas lo que ingresas, sin el resultado de esta operación.

Hay que tener un control y hacer un seguimiento del balance mensual, ya que si el balance da un resultado negativo quiere decir que ese mes has perdido dinero.

No es un drama perder dinero algún mes, a veces es incluso necesario si estás haciendo alguna inversión, pero esto tiene que verse compensado con creces con el balance positivo del resto de meses.

Acumulado

Este apartado indica la cifra de beneficio acumulado mes a mes. Es decir, cada mes suma el resultado del balance al beneficio acumulado del mes anterior. De esta manera puedes saber cuánto dinero has ganado (o perdido) en cualquier mes desde que empezó el año.

La importancia de este dato es que sea positivo y creciente en el tiempo.

Si has realizado una inversión inicial en tu negocio, tu acumulado será negativo los primeros meses. Si tu balance mensual es positivo, tu acumulado llegará en cierto momento a cero, lo que significa que has recuperado tu inversión y que a partir de ese momento empiezas a obtener beneficios de tu negocio.

Totales anuales

En la última columna de la tabla puedes ver el sumatorio de los doce meses del año para cada una de las categorías de ingresos y gastos.

Esto te permite analizar en global qué cantidad se va en cada partida y el peso que tiene en tu negocio.

Estas cifras se interpretan mucho mejor gráficamente, lo cual verás en un apartado posterior.

Promedio mensual beneficios

En caso de que no te hayas asignado ningún sueldo fijo o variable, esta celda te muestra el promedio de beneficios mensuales. Hablando claro, lo que cobras cada mes.

Este es un dato clave, ya que en función de tus expectativas tendrás que ajustar tu presupuesto y tus acciones para que este dato te sea lo más favorable posible.

6. Gráficas

Las gráficas no son más que los datos de la tabla representados de una manera más visual para facilitar la interpretación de estos datos.

Cuando vemos una montaña de números es difícil hacerse una imagen de lo que está sucediendo, de la evolución del negocio y del peso específico de cada partida de gastos e ingresos.

Sin embargo, con las gráficas es mucho más fácil ver el conjunto, “the big picture” como dicen los yankees.

He diseñado una tercera hoja llamada “Gráficas” para facilitar este proceso.

Gráfica ingresos + gastos mensuales

En esta gráfica podemos tenemos el eje X con los meses de la temporada y el eje Y que representa los euros.

Las columnas verdes representan los ingresos, las columnas rojas los gastos y la línea azul el acumulado.

¿Qué puedes interpretar aquí?

  • Siempre que la columna verde sea mayor que la roja en un mes concreto, estás obteniendo beneficios. Y viceversa.
  • Puedes ver la tendencia en el crecimiento de gastos e ingresos, si aumenta o disminuye el tamaño de las columnas en el tiempo.
  • Puedes diferenciar los meses “normales” de los meses “extraños” (aumento repentino de ventas, vacaciones, etc.) lo que te permitirá anticipar y prepararte para estos eventos.
  • Si la línea azul del acumulado va hacia arriba, el negocio va bien (en principio). Si va hacia abajo, mal.
  • Si el acumulado empieza hacia abajo, cuando cuando empiece a ir hacia arriba significa que has llegado al break even point (el break even point es el momento de equilibrio en el que tus ventas igualan tus gastos), y cuando cruce el eje X en 0, que has recuperado tu inversión inicial y tu negocio empieza a tener beneficios.

Gráfica ingresos

En esta gráfica verás el peso que tiene cada servicio en los ingresos totales de tu negocio. Esto es importante porque, si quieres crecer, deberás fortalecer y rentabilizar tu fuente mayoritaria de ingresos.

En el resultado final en euros, no es lo mismo incrementar un 10% las ventas del servicio que representa el 60% de tus ingresos que del servicios que representa el 15% de tus ingresos.

Ojo, esto no significa que no tengas que diversificar los ingresos, pero saber esto te permite valorar exactamente el impacto de cada servicio en el global de tu negocio.

Por otra parte, respecto a partidas más pequeñas, también puedes valorar del coste de dinero/tiempo para saber si merece la pena continuar con ellas o no.

Por ejemplo, si una fuente de ingresos te aporta el 10% del total, pero te exige mucha dedicación, o te supone una fuente de problemas que no tienes con otros servicios, quizá merece la pena prescindir de ella.

O todo lo contrario, si tienes una fuente pequeña de ingresos, pero su coste es en dinero/tiempo es mínimo, merece la pena mantenerla o incluso potenciarla.

Gráfica gastos

De manera similar a la anterior, esta gráfica te permite diferenciar entre la carga de los gastos fijos y variables.

Como este presupuesto es muy simple, he decidido separar los costes fijos por un lado y dividir los variables en tres tipos debido a su naturaleza distinta:

  • Variables del servicio
  • Colaboradores
  • Compra de productos

Para que un negocio sea ágil y dinámico, el porcentaje que representan los costes fijos no debe ser excesivamente alto. El motivo es que ante cualquier caída de las ventas, un exceso de costes fijos puede llevarte a la bancarrota.

Como los costes variables están vinculados a las ventas, si los variables son un porcentaje muy alto tendrás más o menos beneficio con la fluctuación de estas, pero estarás menos expuesto a las pérdidas.

Por otra parte, también puedes segmentar más los gastos para reflejarlos en la gráfica y observar cuáles son las partidas más grandes. De esta manera, si en algún momento necesitas reducir el gasto, tendrá mayor impacto hacerlo de partidas grandes que de partidas pequeñas.

Conclusiones y consejos

Si quieres tener un buen control de tu negocio, tener criterio para tomar decisiones y anticipar situaciones complicadas, no puedes esperar más para hacer un presupuesto anual.

Eso sí, no te obsesiones con este documento y sigue estos consejos:

  • Si eres nuevo en esto, no pongas demasiadas esperanzas en el presupuesto, ya que la realidad irá poniendo las cosas en su sitio y, habitualmente es a peor. Pero ya sabes, es mejor tener un plan, aunque sea malo, que no tener ninguno.
  • Sé bastante conservador al poner tus cifras de ventas.
  • No pierdas demasiado tiempo poniendo excesivos detalles en el presupuesto, son unas líneas maestras pero, dado que sólo es una previsión, lo más importante es que no te quite tiempo de tu verdadero trabajo.
  • Actualiza el presupuesto con la información que vayas obteniendo de la realidad para que el presupuesto vaya adquiriendo más valor y precisión.
  • Reflexiona sobre los datos, aprende a interpretar y a hacer previsiones.
  • Puedes añadir una partida de imprevistos en “Gastos”. Siempre los hay.
  • Puedes adaptar esta hoja a tu modelo de negocio añadiendo y quitando filas, fórmulas, etc.
  • Si no eres muy mañoso con las hojas de cálculo, mejor no toques las celdas que contienen fórmulas.

Aquí te dejo un enlace a una plantilla en blanco del presupuesto para que simplemente la rellenes con la información de tu propio negocio.

VER PLANTILLA PRESUPUESTO VACÍA [GOOGLE DRIVE]

O descargar la plantilla vacía en formato .xlsx

Si te resulta útil este artículo, puedes agradecérmelo contándome tu experiencia con las hojas de cálculo y exponiendo tus observaciones aquí abajo en los comentarios. ¡Charlamos!

¿Qué es lo más importante para empezar a emprender? 5+1 expertos en márketing y negocios responden a esta pregunta
Cómo ganar más clientes como entrenador definiendo a tu cliente ideal