Si te hago unas preguntas rápidas, ¿podrías contestarlas en menos de 30 segundos? Vamos allá:

¿Cuánto dinero ganas (lo que ganas, no lo que facturas) por cada entrenamiento personal que haces? ¿Y por cada cliente on-line que tienes?

¿Cuánto dinero ganas por hora trabajada? ¿Y al día?

¿Cuántos clientes necesitas para ganar 1000€/mes?

Alucinarías si supieras la cantidad de entrenadores que no saben lo que ganan. Sólo saben que a final de mes les queda X dinero en el banco.

¿Has respondido de forma rápida y precisa estas preguntas? Espero que sí. En caso contrario, necesitas de manera urgente leer este artículo y ponerte manos a la obra.

No saber cuánto ganas con tu trabajo es un síntoma de falta de control de tu negocio. Si tienes la suerte de que aún así te va bien, bravo, pero a mí no me gustaría dejar el pan que me alimenta en manos de la suerte.

Es posible que fallen muchas cosas en cuanto a la contabilidad y finanzas de tu proyecto, pero lo primero que es imprescindible definir son las tarifas de tus servicios.

Si de entrada tus tarifas están mal, ya sea por exceso o por defecto, todo lo que viene después no se va a sostener de ninguna manera.

Y esto lleva mucha más tela de la que en un principio podemos imaginar.

Estrategia de precios

Establecer los precios de los servicios de entrenamiento va mucho más allá de ver cuatro webs de la competencia y poner un precio promedio a ojo.

Existen dos variables fundamentales e íntimamente relacionadas que decidirán a tus clientes por la contratación de tus servicios: el precio y la calidad del servicio.

De esta manera, dispones de dos estrategias a la hora de definir tus precios de venta:

  • Vender pocos entrenamientos de gran calidad a un precio alto (diferenciación)
  • Vender muchos entrenamientos de menor calidad a un precio bajo (volumen)

Mi consejo es que no compitas con precios bajos por cuatro razones:

  1. Todo el tiempo y esfuerzo que has dedicado a formarte y especializarte se va a ir al garete si compites por precios. Tendrás que ofrecer un servicio muy básico y sencillo que no te permitirá desarrollar todas tus habilidades como entrenador y no disfrutarás con tu trabajo.
  2. Aunque el servicio sea más sencillo de prestar, necesitarás gestionar un alto volumen de clientes, desde la captación, las altas, facturación, contabilidad… y eso probablemente te lleve mucho más tiempo y problemas que con menos clientes que paguen más.
  3. El tipo de cliente que te elige por tu precio, también te dejará en el momento que encuentre otro con mejor precio. La fidelidad de los clientes de servicios low cost no es ni de lejos la que puedes conseguir trabajando bien con servicios más personalizados y completos.
  4. Encontrarás mucha más competencia si compites (valga la redundancia) por precios que por excelencia.

Por otra parte, si estás pensando en ofrecer un servicio on-line por 300€/mes o entrenamientos personales a 150€/h, ya te puedes preparar para salir en la tele entrenando a algún presentador o modelo previamente.

Hay muy pocos entrenadores que lleguen a consolidar un proyecto con tarifas tan altas, y detrás probablemente hay un mix de mucho talento, años de trabajo, una gran reputación y estar en el sitio y momento adecuado (no siempre se tienen todas).

Como seguramente este no es tu caso ni el de la mayoría, tendrás que buscar un punto intermedio entre las tarifas low cost y los servicios premium, donde hay un tipo de cliente muy interesante para ti.

Así pues, vamos manos a la obra con el proceso de establecimiento de tarifas.

Proceso para establecer tarifas de entrenamiento

Doy por hecho que previamente has encontrado tu nicho de mercado y has definido a tu cliente ideal. El peligro de establecer tus tarifas sin estos pasos previos es una falta de rumbo y de criterio en tu estrategia de precios que te puede llevar a no vender ni un solo entrenamiento.

Dedícales el tiempo necesario antes de pasar a la acción con el proceso de definición de tarifas.

Al final del artículo te dejo una hoja de cálculo descargable para que, una vez leído todo, puedas empezar a introducir tus propios datos y definir el precio de tus tarifas.

Ahora sí, manos a la obra.

1. Definir las características del servicio

El primer paso para poder establecer el precio de tu servicios es conocer exactamente qué estás ofreciendo.

Hay cosas que son realmente obvias. Por ejemplo, en el entrenamiento on-line:

  • Entrevista inicial
  • Planificación individualizada
  • Soporte por email (o WhatsApp, o lo que sea)
  • Feedback telefónico/videoconferencia

O en el entrenamiento personal a domicilio:

  • Desplazamiento
  • Entrenamiento supervisado

Pero, ¿cuál es el valor agregado de tus servicio? ¿Qué lo hace verdaderamente único?

Es posible que en tu afán por la (imprescindible) diferenciación, caigas en el error de poner en tu página de venta características del servicio que no te has detenido siquiera a pensar qué supone para ti en cuanto a coste de dinero y tiempo.

Simplemente porque has visto que otros entrenadores lo tienen y a simple vista es atractivo y queda muy bien.

Son cosas como:

  • 1ª sesión gratis
  • Regalo de bienvenida
  • Informe de progresos
  • Evaluación periódica de…
  • Soporte por…
  • Acceso a…

Cualquier cosa que suponga un esfuerzo por tu parte, temporal o económico, por pequeño que sea, debería verse reflejado en el precio.

Antes de ofrecer ningún servicio extra, debes:

  1. Analizar bien si realmente está aportando algo de valor para el tipo de cliente que quieres atraer
  2. Calcular el coste que supone para ti, tanto económico como en tiempo de trabajo. Respecto al tiempo, no hacerlo a ojo, sino probándolo antes y cronometrando exactamente, porque luego te llevas muchas sorpresas de las estimaciones.
  3. Analizar si el valor que aporta merece el coste extra que supone.

2. Analizar costes del servicio

Es hora de ponerse a hacer números. Cuando hablamos de costes del servicio es importante sacar a la luz TODOS los costes del servicio.

He conocido entrenadores que casi perdían dinero con su trabajo porque ponían sus tarifas en función del precio de mercado, sin tener en cuenta el tiempo que dedicaban a la prestación del servicio, gasolina, internet, seguridad social, etc…

Este podría ser el primer clavo en tu ataúd de emprendedor.

Así pues, vamos a hacer un repaso a los diferentes costes de tus servicios

Costes directos (recursos materiales y herramientas)

Son los costes vinculados directamente al servicio prestado y que podemos reconocer de manera clara:

Combustible

Si haces entrenamientos a domicilio y sabes cuánto consume tu coche (deberías) y a cuánto está el precio del combustible, sólo tienes que aplicar esta sencilla fórmula:

[Coste combustible/entrenamiento] = [kilómetros desplazamiento] x [litros/100km] ÷ [100] x [precio/litro]

Comisión de pasarela de pago

Si cobras a través de tu web y utilizas PayPal, TPV virtual, etc, tendrás algunas comisiones por cada pago.

Si el pago se hace por unidad (un entrenamiento, una cuota mensual), esta cantidad se se añade directamente a la tarifa.

Si se realiza el pago de un bono de varias sesiones o contratación por un periodo de varios meses, debería dividirse la comisión entre las sesiones o meses contratados.

La venta de bonos o pago por periodos largos es una forma interesante de abaratar costes.

APPs y plataformas de entrenamiento

Aunque hay plataformas gratuitas, si quieres profesionalidad y manejas un volumen considerable de clientes necesitarás alguna aplicación de pago para la planificación, las tablas e imágenes de los ejercicios, videoanálisis, evaluación, etc.

El cálculo de la repercusión de este coste sobre cada entrenamiento no es tan directo, así que tenemos que hacer una estimación.

Si es una app de pago mensual, tenemos que estimar el número promedio de clientes (por un histórico o por tus objetivos) o por el número de entrenamientos promedio mensuales.

Por ejemplo: Yo utilizo la plataforma de entrenamiento Sportlyzer que cuesta 19,36€ y tengo un promedio de 30 clientes on-line al mes. El coste por cliente será:

[Coste App/cliente] = [precio/mes App] ÷ [nº promedio clientes/mes] = 0,65€.

Total 0,65€/cliente.

Si decido pagarla anualmente, el precio son 162,62€, así pues divido 162,62€/30 clientes/12 meses

[Coste App/cliente] = [precio/año App] ÷ [nº promedio clientes/mes] ÷ [12 meses]

Total 0,45€/cliente.

Es otra forma de ahorrar costes, realizar pagos anuales a los servicios que ofrezcan este descuento (tal y como deberías hacer tú).

Regalo de bienvenida

Si tienes un detalle con cada nuevo cliente, una camiseta, llavero, gorra o lo que sea, debe ir repercutido en el precio.

Como es una acción que sólo realizas la primera vez pero ellos van a seguir pagando más sesiones o meses, debes hacer también una estimación.

Pongamos el caso que regalas una camiseta que te cuesta 10€ a cada nuevo cliente de entrenamiento personal. Si llevas tiempo trabajando, tendrás un histórico para poder calcular cuantas sesiones vendes de promedio a cada cliente.

Si acabas de empezar, haz una estimación, por ejemplo, 15 sesiones de promedio (o 12 meses de entrenamiento on-line).

[Coste regalo/entrenamiento] = [precio regalo] ÷ [nº promedio entrenamientos/cliente]

En este caso el coste serían 0,67€/sesión.

Si regalas la primera sesión de entrenamiento (no te lo recomiendo) deberías hacer el mismo cálculo con el coste de esa sesión.

Costes directos (recursos humanos)

La parte más importantes de los costes de prestación de un servicio es el tiempo del profesional que brinda el servicio.

Es muy probable que seas tú quien preste el servicio, pero también puede ser que tengas colaboradores en los que delegarlo, y hay que pagarles (a la vez que tú también ganas dinero).

Así pues, los profesionales tenemos un precio por hora de trabajo, que hay que multiplicar por el tiempo dedicado.

Para ello tienes que tener en cuenta los siguientes aspectos.

Tiempo de entrenamiento

Los entrenamientos personales suelen tener una duración de 50’-60’, aunque en función del tipo de entrenamientos puede variar.

En los entrenamientos on-line no se realiza el entrenamiento presencial pero, en mi caso, tengo estipulado una videollamada de 30’ cada semana, cada dos semanas o cada cuatro semanas en función del servicio contratado.

Tiempo de desplazamiento

Un entrenamiento de 1h nunca es un entrenamiento de una hora. Si trabajas a domicilio deberás desplazarte, por lo que deberás añadir al tiempo dedicado el tiempo de ida más lo mismo de vuelta al lugar de entrenamiento.

Tiempo de planificación

Aparte del entrenamiento o las tutorías, emplearás un tiempo determinado en la elaboración de la planificación, programación de los entrenamientos y elaboración de las tablas de ejercicios.

No es fácil obtener un tiempo exacto por lo que, de nuevo, nos toca hacer una estimación. Puedes hacer un cálculo “manual”, llevando un registro en un excel durante 2-4 semanas del tiempo que pasas planificando.

También existen herramientas como RescueTime, la que yo utilizo para controlar y evaluar el tiempo que dedico a cada tarea, que registran el tiempo que pasas en cada página web o programa de tu ordenador o smartphone.

Una vez tengas calculado el tiempo promedio mensual que dedicas a esta labor, divídelo entre el número de clientes o entrenamientos que realizas.

Tiempo de soporte

El gran colador de los entrenadores. Al igual que en el anterior apartartado, te invito a que registres durante un par de semanas el tiempo que pasas respondiendo emails y WhatsApps a tus clientes.

Te sorprenderías de lo barato que te vendes cuando no tienes en cuenta cobrar por esto.

En este caso, una vez que hayas calculado el tiempo que dedicas, puedes hacer varias cosas:

  • Limitar el soporte solamente por email. Esto te permite dedicarle bloques de tiempo cuando a ti te viene bien.
  • Añadir soporte por WhatsApp en un horario limitado. El WhatsApp es el principal enemigo de la productividad, la instantaniedad que se le presupone lo hace un goteo constante de interrupciones. Esto es un valor añadido que debes tener en cuenta.
  • Ofrecer soporte por WhatsApp ilimitado. Sólo lo recomiendo si ofreces un servicio premium o a deportistas muy top, tengas un número muy reducido de clientes, máximo una docena, y que realmente necesitan estar en contacto constante y directo contigo.

Sea cual sea la opción que elijas, sigue el mismo proceso para calcular el coste que en el apartado anterior.

Costes indirectos

Son aquellos que no podemos vincular concretamente a la prestación de un servicio, por lo que tenemos que “repartirlos” entre todos los servicios prestados.

Debes atribuirle una parte proporcional del coste a cada cliente o entrenamiento que hagas.

Existen unos costes que son recurrentes de forma mensual (p.ej. internet), los cuales hay que dividir por el número de clientes o por el número de entrenamiento promedio mensuales.

Otros tienen un coste anual (hosting web) o un coste variable (materiales entrenamiento), por lo que deberás estudiar cuánto gastas al año de manera aproximada.

¡Vamos con ello!

Internet y teléfono

Estas son las dos herramientas de trabajo principales del entrenador autónomo ya que tus clientes te buscan por internet, gestionarás tu web y las redes sociales, llamarás a tus clientes o potenciales clientes…

No podrás librarte de este gasto de ninguna manera, así que elige una tarifa competitiva para no incrementar los costes.

Materiales de entrenamiento

Si trabajas de manera presencial utilizarás materiales como gomas elásticas, TRX, Kettlebells, Foam Roller, esterillas, etc… No sólo tendrás que adquirirlo, sino reponerlo a medida que se deteriore.

Por ejemplo, si adquieres material nuevo por valor de 1000€ y estimas que puede durarte 2 años hasta que tengas que reemplazarlo, deberías aplicar esta fórmula para calcular:

[Coste material] = [precio adquisición] ÷ [meses de vida útil] ÷ [nº entrenamientos/mes]

Indumentaria de entrenamiento

Si utilizas indumentaria corporativa, tendrás que comprar la ropa, llevarla a serigrafiar y renovarla cada cierto tiempo.

Realiza el mismo proceso que en el caso del material de entrenamiento.

Material de oficina

¿Trabajas con un ordenador portátil o de sobremesa? ¿Tienes una pizarra? ¿Compras rotuladores, bolígrafos, folios? ¿Tinta para la impresora?

Haz un cálculo del gasto anual en desechables, estima una vida útil de 2 años si trabajas con un ordenador portátil y de 4 de un sobremesa (eso es lo que me duran a mi).

Mantenimiento vehículo

Si trabajas a domicilio o realizas desplazamientos habituales de trabajo, hemos hablado del gasto en combustible, pero no del mantenimiento del vehículo.

Tendrás que tener en cuenta seguro, revisiones, ITV, cambios de aceite y ruedas, etc, para calcular el gasto anual que supone y luego dividirlo en los meses o entrenamientos totales.

Cuota de la Seguridad Social

Si eres un nuevo autónomo tendrás una tarifa de 50€/mes (puedes consultar requisitos aquí). Pero si eres un “viejo” autónomo como yo, cada mes tendrás que soltarle 267,03 trelereles a Montoro.

Así que, toca dividir esta cantidad por el número de clientes o entrenamientos mensuales.

Gestoría

Yo que soy un acérrimo enemigo de los papeles y la burocracia tengo delegadas todas las relaciones con las administraciones a una gestoría. Y si fuera tú, también lo haría, tu tiempo tienes que dedicarlo a lo que sabes hacer bien, no a la burocracia.

Esos 50-100€ que puede costarte una gestoría están bien invertidos, pero habrá que contabilizarlos para cubrirlos con la tarifa de entrenamiento.

Web

Si vives en el siglo XXI esta será tu verdadera oficina, tu escaparate, el núcleo de tu negocio.

¿Qué gastos supone tener una web?

  • Dominio. Se paga anualmente y cuesta unos 10-20€
  • Hosting. Ídem, pero el coste suele ser de unos 50-100€/año.
  • Diseño inicial. Puedes solicitar una web muy básica por unos 300€ hasta algo totalmente personalizado por 600-1000€. Lo que no te recomendo si quieres dar una imagen profesional es tener una plantilla gratuita de WordPress o Blogger.
  • Plantillas y plugins. Si utilizas wordpress.org (cosa que te recomiendo), existen pequeñas aplicaciones para añadir funciones a tu web. Muchas son gratuitas, pero las más potentes pueden tener una pequeña cuota inicial, mensual o anual.
  • Actualizaciones y cambios. Tu web es algo dinámico, tendrás que añadir servicios y funcionalidades a medida que crezcas y tus clientes demanden cosas nuevas. Probablemente una vez al año necesites gastar 100-200€ en actualizarla.

Márketing

Aquí entramos en un extenso y complejo mundo, te voy a mostrar las principales acciones de márketing en las que vas a invertir tu dinero y que suponen un coste. Eso sí, si tiene su retorno en forma de clientes y facturación, bien invertido está:

  • Facebook Ads
  • Google Adwords
  • Eventos presenciales
  • Folletos y trípticos (¿¡En el siglo XXI!?)
  • Comisiones por recomendación
  • Otros

Recursos humanos

Además de planificar, entrenar y dar soporte a tus deportistas, habrá mil y una tareas administrativas que tendrás que hacer. Enviar facturas, responder solicitudes, escribir en tu blog, publicar en las redes sociales.

Calcula el tiempo que inviertes en ello (ya te he recomendado arriba RescueTime) y ponle un precio/hora.

Si tienes alguna tarea delegada, ya sea a nivel técnico de contabilidad, social media o lo que sea, deberás poner el precio/hora que le pagas a la persona responsable.

El coste mensual hay que dividirlo de nuevo por el número de clientes o entrenamientos mensuales.

Otros

¿Se me ha olvidado algo? Puedes ponerme abajo en los comentarios algún gasto que hayas detectado y no he puesto aquí. Actualizaré el artículo con tu respuesta.

3. Establecer tu precio/hora

Ok, tenemos todos los costes, hemos dicho que el tiempo de trabajo se cuantifica económicamente con un precio/hora

La pregunta es… ¿cuál es el tuyo?

Bueno, hay varias maneras de calcularlo, todas ellas totalmente subjetivas, por lo que no te rompas demasiado los cuernos por la precisión del método. Debes confiar en el sentido común y el instinto.

Vamos con la que a mí me parece más lógica (en la calculadora que tienes al final del post se puede hacer de manera fácil).

¿Cuánto dinero quieres ganar al año? Esto es totalmente personal, pero seguramente te muevas en un rango de 15.000-60.000€/año, en función de tu experiencia, formación, reputación, nivel de resultados, etc.

Para hacer el ejemplo, vamos a poner 30.000€/año.

¿Cuánto quieres trabajar? Jejeje, también esto va mucho a ojímetro y depende de cada uno. Vamos a suponer que quieres trabajar 10 meses al año (un mes de vacaciones en verano y 4 semanas sueltas durante el resto del año). Además, durante los meses de trabajo, quieres trabajar 5 días a la semana, máximo 8 horas al día.

Pues ya lo tenemos, un año tiene 52 semanas, menos 8 semanas de vacaciones, quedan 44 semanas. Cada semana trabajarás 5 días durante 8 horas, así que 44 x 5 x 8 = 1.760 horas/año.

Tu precio hora serán 30.000€ ÷ 1.760 horas = 17,05€/hora

Así que es este dato el que tienes que introducir en el apartado de gastos correspondiente.

4. Margen de beneficios

Quizá trabajes solo y no necesites sacar más margen a tus servicios de lo que es tu precio/hora.

Pero si quieres crear un remanente para reinvertir en tu proyecto, o tienes otros entrenadores que trabajan contigo, debe haber un margen de beneficio para la empresa (o sea, para ti) en cada servicio prestado.

Habitualmente se establece un porcentaje. Por ejemplo, para un servicio cuyos costes ascienden a 50€ y quieres un margen del 20% de beneficio sobre el precio final:

[beneficio 20%] = [costes totales del servicio] x 0,2 ÷ 0,8

Hace un total de 12,5€ de beneficio, dejando el servicio en 62,5€ (50€ + 12,5€)

5. Analizar competencia

Ahora sí, una vez tenemos nuestro precio de servicio de referencia, debemos analizar los precios de la competencia para:

  • Saber en qué franja se sitúa nuestro servicio, si low cost, promedio o premium.
  • Saber si el tipo de servicio que ofrecemos es coherente con el tipo de precio de mercado que nos sale.
  • Ajustar el precio o las características del servicio para que el valor percibido por los potenciales clientes esté equibrado con el desembolso.

Como ves, no tienes que analizar a la competencia para copiar o rebajar su precio, sino para poner tu servicio en contexto.

Te da igual ser más caro si estás ofreciendo algo más valioso y buscas otro tipo de cliente.

6. Analizar cliente ideal

Otro filtro que debe pasar tu tarifa de entrenamiento, es el de tu cliente ideal (aquí tienes un buen artículo para aprender a definirlo). Cuando tengas este perfil, debes comprobar si el precio de tus servicios está dentro de sus posibilidades.

Si tienes un servicio de entrenamiento on-line a 90€/mes, pero tu cliente ideal es un padre de familia que gana el sueldo mínimo, o un estudiante universitario que vive de sus padres, es muy probable que no estén dispuesto a pagar esa tarifa.

O te has equivocado de cliente, o te has equivocado de servicio. Comprueba que todo sea coherente.

7. Optimizar

OK, todo cuadra, tienes un precio que se ajusta al servicio que ofreces, a tu cliente, al mercado y a tu valor profesional. ¿Es suficiente?

Estoy convencido de que todavía tienes margen para reducir costes que te permitan tener un precio más competitivo o aumentar el margen de beneficios.

¿Cómo?

Reducir

¿Hay algún coste que puedas reducir? Ya sea buscando un proveedor más barato (Internet, por ejemplo) o moderando su consumo (utilizar material de entrenamiento polivalente o creando sesiones con material mínimo para reducir el coste).

Aquí tienes una buena vía de abaratamiento de costes.

Eliminar

¿Estás ofreciendo algo en tu servicio, o gastando dinero en algo que no es para nada imprescindible? Estoy convencido de que debe haber al menos una cosa de la que puedas prescindir sin quitar calidad al servicio.

Pregúntate, ¿es necesario el regalo de bienvenida? ¿Y dar soporte WhatsApp? ¿Y esa App de pago?

Automatizar

¿Existe algún proceso que se pueda hacer de manera automática sin necesidad de hacerlo tú o una persona delegada?

Por ejemplo, enviar las facturas mensuales o recordatorio del pago, ¿hay algún programa que pueda hacerlo por ti?

O el soporte a tus deportistas, ¿puedes crear una biblioteca de consejos y respuestas a las preguntas y problemas más frecuentes, para no tener que estar respondiendo una y otra vez lo mismo?

Piensa en todos los procesos, desde el alta, la planificación, el soporte, el feedback en propio entrenamiento, la contabilidad, etc. y analiza bien cuáles pueden automatizarse con Apps o programas.

9. Impuestos

Y aquí viene lo más divertido de todo. Los impuestos.

Lo principal, y que tienes que reflejar en cada factura, es el IVA. En el caso de los servicios de entrenamiento, el IVA es un 21% del precio base del servicio.

Todos los costes anteriores los hemos estado calculando sin IVA, así que ahora hay que añadir ese 21% tanto a los costes como a la tarifa para poner el precio de venta al público.

No he tenido en cuenta otros impuestos como el IRPF porque este es variable en función de tus ingresos, así que a lo que quieras ganar al año tendrás que sumarle el porcentaje que te corresponda.

Calculadora de tarifas de entrenamiento

Aquí puedes descargarte la calculadora para realizar todo este proceso de manera fácil, rápida y automática.

DESCARGA LA CALCULADORA DE TARIFAS DE ENTRENAMIENTO

Consejos

  • Revisa tus tarifas cada año y ajústalas en función de los costes extra o ahorro que vaya surgiendo, y también de la demanda de los servicios.
  • Es difícil subir las tarifas a los clientes que ya tienes. Si tienes mucha rotación de clientes, simplemente mantén las previas y aplica la subida sólo a los nuevos clientes. Si son clientes de larga duración, explica bien los motivos de la subida y hazles ver en cómo les beneficia (mayor atención, más calidad en el entrenamiento, más individualización, etc.). Es probable que alguno se pierda por el camino, pero tranquilo porque si son casos aislados es señal de que ese no era un cliente adecuado para ti.
  • No temas publicar tus precios y hacerlos visibles a tu competencia, la “guerra” no está en el precio sino en la calidad del servicio. La clave es que en tu web transmitas confianza, transparencia y beneficios, y eso no se consigue ocultando información.
  •  El precio no sólo es una característica de tu producto, sino que es algo que te posiciona. Si tu precio es barato, serás percibido como un entrenador barato. No te preocupes si tus precios son más altos de lo que crees que puedes vender, siempre que haya un buen proceso de elección de nicho, definición de cliente ideal, el servicio esté a la altura y hagas un buen márketing.

¿Conoces algún otro método para calcular tus tarifas de entrenamiento? ¿Alguna vez has tenido problemas relacionados con tus tarifas? Cuéntame en los comentarios y te ayudaré a elegir tu mejor estrategia.