Hoy hemos realizado la prueba de esfuerzo anual en las instalaciones del CSD. A diferencia de las últimas en las que Cristina todavía se encontraba en medio de procesos víricos y complicaciones cardíacas, esta vez ha salido limpia y sin problemas.

Los parámetros analizados nos serán muy útiles a la hora de programar los próximos entrenamientos, ya que nos orientarán en las intensidades y el tipo de tareas que debemos realizar. Pero lo más interesante ha sido la charla con el Dr. Rabadán, en la que hemos tratado de encontrar un sentido práctico a toda esta información, contextualizar los resultados y relativizar algunos de los parámetros obtenidos en la prueba. Una conversación realmente constructiva. Pinchando en el hipervínculo podéis ver su currículum y una interesante conferencia titulada «Reconocimiento Médico de salud en deportistas de alto nivel«.

Además la Dra. Boraita, considerada una de las mejores cardiólogas de nuestro país, nos ha confirmado el perfecto funcionamiento cardíaco de Cristina, por lo que ya tenemos todos los factores de seguridad controlados para poder entrenar al máximo nivel.

 

Información práctica que la prueba de esfuerzo ofrece al entrenador

 

  • Umbral aeróbico (UA): Hay que tomar como dato relevante la frecuencia cardíaca (FC) a la que se alcanza el umbral. Los ritmos de carrera pueden ser una referencia aproximada pero habitualmente suelen salir algo distorsinados respecto a los ritmos de carrera «en pista» a una misma intensidad. Así pues, el UA podremos utilizarlo como el límite superior de intensidad para entrenamientos regenerativos, y como límite inferior para entrenamientos de desarrollo de la capacidad aeróbica.
  • Umbral anaeróbico (UAn): En cuanto este, podríamos tomarlo como límite superior de intensidad para trabajos de desarrollo aeróbico con métodos continuos y extensivos, los típicos y frecuentes rodajes. También podría marcar el límite inferior para entrenamientos interválicos extensivos o continuos variables largos (fartlek) en los tramos de mayor intensidad.
  • VO2 máximo: Es la máxima cantidad de oxígeno que el organismo puede consumir por unidad de tiempo. Nos indica el nivel de desarrollo aeróbico que tiene el atleta. Debemos valorar siempre con el VO2 máximo absoluto y el relativo, junto con el peso total y la masa magra del atleta, ya que un aumento de VO2 máximo puede ser debido tanto a un mayor desarrollo aeróbico como a un aumento de masa muscular. En cambio, su disminución puede achacarse a un aumento de peso (no magro) y no por pérdida de capacidad aeróbica. Es muy imoportante cruzar todos estos datos para sacar conclusiones. Nos puede servir para valorar si nuestro deportista necesita ganar masa muscular, desarrollar más su sistema aeróbico o perder algo de peso. Este dato nos marca el límite superior de intensidad de los entrenamientos aeróbicos interválicos. Una vez superada esta intensidad las vías energéticas anaeróbicas son las predominantes. Los sistemas de entrenamiento para desarrollar esta capacidad son los interválicos medios y cortos.
  • Velocidad Aeróbica Máxima: Es la velocidad a la que se alcanza el consumo de oxígeno máximo. No sólo nos permite valorar la potencia del sistema aeróbico, si no la eficiencia de carrera. Podemos mejorar esta velocidad a costa de mejorar factores metabólicos, pero también a través del trabajo técnico y de fuerza. La eficiencia de carrera es un aspecto fundamental y quizá hoy en día de los más determinantes. Es por eso que en nuestro entrenamiento hacemos mucho hincapié en la técnica de carrera y la fuerza específica.

Esta es la información más práctica e importante que puedo destacar como entrenador acerca de una prueba de esfuerzo. ¿Creéis que existen otros datos relevantes a tener en cuenta? ¿Cuál es su utilidad práctica?

Mens sana in corpore sano. Juvenal

El principio del estímulo eficaz
El fortalecimiento de la cadera